FANDOM


Zerakiel His Krizancius VII, es el 76° y actual monarca del Sagrado Imperio de Angelia. Él ascendió al trono en el año 1479 a.T.A. Es miembro de la Dinastía Krizancius.

Apariencia y Carácter Editar

Zerakiel es descrito como un hombre de complexión fuerte y grande. De piel café clara, sus ojos color cian brillante, característicos de los Krizancius. El cabello corto y arreglado y una barba cuadrada, ambos de color café oscuro con algunos rastros de encanecimiento.

Aunque ya no es un guerrero. Zerakiel aún disfruta usar vestiduras tipo armadura, en parte porque las usó gran parte de su vida.

En su juventud era un temido y poderoso guerrero. Sirvió en el ejército gran parte de su juventud, logrando el rango de coronel. Peleó en numerosas batallas durante la Conquista de Nabushadnezzar. En sus años posteriores, Zerakiel aún no ha perdido su fuerte condición física, pero ha tratado de tomar en serio su rol como emperador, dejando de lado su carrera militar para convertirse en un líder

Historia Editar

Vida Temprana Editar

El príncipe Zerakiel nació como el segundo hijo de la emperatriz Haelle Sar IV. Desde que era un infante, exhibió características de guerrero, cosa que su hermano mayor, el príncipe Bardiel no tenía. Esto causó que su madre prefiriera a Zerakiel por sobre su hijo mayor, quien se fue distanciando con el tiempo, hasta su autoexilio después de que la emperatriz Haelle nombrara a Zerakiel su heredero.

Zerakiel tuvo que vivir a muy altas expectativas desde muy joven. Recibiendo pesado entrenamiento como guerrero y entrando a la academia militar a la edad de 17.

Se casó a los 19 años con Minerva Kamebard, hija del condecorado general Nevid Kamebard. Su matrimonio fue arreglado por sus padres, y ninguno de ellos pudo objetar. Zerakiel estaba conflictuado, pues había llegado a enamorarse de Edesya Nazavram, una compañera de armas. A pesar de que él confrontó a su madre respecto a su decisión, la palabra de la emperatriz era final, así que envió a Edesya como parte de las tropas estacionarias en Unua. A Zerakiel no le quedó otra más que obedecer a su madre y seguir con el matrimonio arreglado. A pesar de su inicio complicado, Zerakiel y Minerva llegaron a amarse con el tiempo, llegando a tener seis hijos. Pero Zerakiel nunca olvidó a Edesya.

En su carrera militar, Zerakiel subió entre los rango rápidamente por su habilidad innata como líder y su inigualable destreza en batalla, ganando el rango de coronel a los 26 años.

Conquista de Nabushadnezzar. Editar

Su participación fue muy significativa durante la conquista del territorio de Nabushadnezzar, fue uno de los comandantes de las fuerzas angelianas. Luchó en la legendaria Batalla de Jericó de 1478, en la que demostró su brillante mente de estratega y su habilidad con la espada en el campo de batalla. Fue durante sus campañas en Nabushadnezzar que recibió el apodo de "El León", pues decían que su forma de moverse en el campo de batalla era parecida a la de un león acechando en la pradera.

Vida Posterior Editar

Tras la victoria parcial que significó la toma de Jericó en Nabushadnezzar , Angelia se posicionó como la fuerza dominante en ese territorio, aunque en ciertas regiones aún habían revueltas por la llegada de los angelianos. De vuelta en Arcangelum, Zerakiel fue condecorado por sus heroicas acciones en batalla y ascendido a General Brigadier. Por sus logros, la emperatriz Haelle decidió nombrar a Zerakiel su heredero en lugar de a su primer hijo, Bardiel. Esto causó un resentimiento entre Bardiel y el resto de la familia, que culminó cuando Bardiel dejó Arcangelum y renunció a sus derechos reales. Para este momento, Zerakiel ya tenía tres hijos con su esposa Minerva.

Reinado Editar

En 1479, tras la muerte de la emperatriz Haelle, Zerakiel His Krizancius VII es coronado emperador a los veintiocho años, y con un imperio con varios problemas bajo su mando, tras la conquista de Nabushadnezzar, en donde comenzaban a extenderse las rebeliones.

Como emperador, Zerakiel era consciente de su deber con la nación, por lo que, además de su experiencia militar, quiso usar un enfoque más prudente. Renovó el Consejo de Ministros, que hasta entonces era ocupado en su mayoría por militares de alto rango, y en su lugar colocó a ministros sabios y capaces que pudieran ampliar la perspectiva de la corona. Esto probó ser efectivo, pues si bien las rebeliones no cesaron completamente, disminuyeron de forma significativa.